lunes, 26 de enero de 2015

Corn Island


¡Y continua nuestra aventura caribeña! De Bluefields teníamos pensado dar el salto a Corn Islands (Las islas Maíz) en medio del Caribe. Para lo cual nos aventuramos en el barco Capitán D sin saber lo que nos esperaba. Y es que cuando entramos al barco, ya comprados los billetes incluyendo la reserva de un supuesto camarote, nos dimos cuenta de la realidad de aquel barco. Se trataba de un barco de carga en el que aprovechan para llevar pasajeros, y parece que cuantos más mejor, sin contar con las condiciones para ello. Prácticamente no había lugar para todos los pasajeros allí, estimando que seríamos unos dos cientos, la gente se amontonaba en algunos bancos y camas a modo de cajones, especialmente en cubierta. Al quejarnos constatando las condiciones del viaje, nos ofrecieron ir en la cabina conjuntamente con el capitán sin dejar de escuchar reggae. Allí pasamos las ocho horas que finalmente duró esta experiencia única, porque nunca más se nos ocurrirá montar en ese barco, más con las grandes olas que lo azotaban de un lado para otro.


Al llegar ya noche a Corn Island, había un taxi esperándonos para llevarnos al alojamiento que nos había contactado nuestro amigo Donald en Bluefields. Sorprendiéndonos en su casa Maris Danet con una sopa de pollo que entró de maravilla después de semejante vaivén del barco. Riéndose porque todo el mundo en la isla conoce el viaje en el Capitán D, diciéndonos que nos dejábamos de ser unos aventureros y que nos regresáramos en avión, siendo mucho más recomendable, cosa que así hicimos. Pero hasta entonces pudimos disfrutar de las dos islas que conforman Corn Islands, especialmente de la isla más grande. Puesto que la isla pequeña, que dicen que es la más bonita y al mismo tiempo más cara, había sido azotada por un temporal hacía semanas atrás dejando casi sin playas a la misma.


Por lo que sobre todo disfrutamos de las playas por las mañanas y paseos vespertinos en el atardecer. Corn Island grande tiene unos 11km de litoral aproximadamente. Aquí están, como siempre, algunas de las evidencias…





De esas que parecen sacadas de algunos anuncios, bien de tour-operadoras turísticas o planes de jubilación. Pero allí estábamos nosotros, ni turistas ni jubilados, voluntarios regateando precios y disfrutando de toda la belleza y tranquilidad en la que nos encontrábamos.


Y en esos paseos, baños y tomando el sol… nos encontramos con Sadis y Sebastián, ella nicaragüense y él español, que viven desde hace más 30 años en Alemania. Pudiendo compartir con ellos como se conocieron en la Nicaragua de la recién triunfada revolución y como fue su migración a Alemania, como la de otros muchos españoles como Sebastián. Y cuál ha sido y sigue siendo su compromiso y trabajo en el defensa de los derechos de los trabajadores migrantes, especialmente en sus inicios cuando había una mayor desconsideración.


A lo cual contribuyó enormemente la acogida de Maris en su casa, quien renta algunas habitaciones con condiciones sencillamente confortables. Aunque en toda la isla es reconocida por su buena mano en la cocina, cada noche se llenaba la terraza. Y lo más curioso no había ni menú ni carta, su frase más repetida era: “No me pregunte que tengo, dígame lo que usted quiere y yo se lo preparo”. Y así era, contando con la variedad que había dentro de su cocina y que ofrecía la isla, ya que no siempre se puede encontrar de todo. Pero hacía maravillas y disfrutaba viendo cómo la gente comía, me recordaba a mi tía Paquita en ese sentido, para quien la conoció. Llegando a sentarse con nosotros siempre que podía y platicar sobre la isla. Nos contó algunas cosas de su vida, como pudo ahorrar y ganar algo de dinero para poder mejorar su casa y vivir en unas mejores condiciones. Como ella muchas mujeres costeñas migran hasta las islas Caimán para trabajar en hoteles o empleadas domésticas. Así pues la mayoría de los varones se embarcan durante todo el año en compañías de cruceros que recorren diferentes partes del mundo.


Finalmente pudimos probar, preparado por sus manos, el auténtico rondón, plato típico costeño por excelencia. Un buen plato a base de caldo de pescado, pescado, langosta, yuca, plátano hervido y pan de fruta (un fruto bien característico). Tanto como nuestro viaje.

domingo, 18 de enero de 2015

Costa Caribe

Una cosa es hacer turismo y otra bien distinta, aunque pudiera ser parecida, es la de viajar. La diferencia entre la una y la otra podría ser la apertura a lo nuevo y desconocido, entrelazado con las personas con las que uno en su viaje va conociendo, quienes son las que le van mostrando no solo nuevos lugares, sino su historia, desde su vida. Lo cual da lugar al mismo tiempo a diferentes anécdotas que siempre recordaremos quienes compartimos el viaje. Algo así ha sido nuestro viaje a la Costa Caribe de Nicaragua, algunos la llaman “la otra Nicaragua”. Porque cuando uno llega le da la impresión de encontrarse en otro país, en una cultura totalmente diferente a la del Pacífico, donde se concentra la mayoría de la población de Nicaragua y su identidad cultural que la gente puede conocer.


Es una oportunidad poder viajar a nuevos lugares, más cuando se tiene algo de dinero ahorrado para poder hacerlo y tiempo (de vacaciones); ahora ya estando de nuevo a la carga con el trabajo de cada día, que no es poco. Cabe decir, que muchos/as nicaragüenses no conocen la mayoría de los lugares y rincones de su país por falta de recursos propios para poder hacerlo. Por eso no deja de ser una suerte poder ir a conocer, y ahora compartir este viaje que duró toda una semana.


Después de salir de noche y pasarla en un autobús, llegamos para esperar al amanecer en el Rama, junto al Río Escondido, la llamada “Puerta del Caribe”, que nos conduciría por panga (lancha) hasta llegar a Bluefields, una de las principales localidades de “La Costa”, como simple y llanamente le llamamos los que vivimos en Nicaragua. Dicen que su nombre se debe a un pirata holandés, que como otros utilizaban este litoral como refugio. En Bluefields tuvimos ocasión de poder recorrer la ciudad y comprobar al mismo tiempo lo diferentes que son muchas casas, especialmente las que sobrevivieron al huracán Joan en 1988. Todas ellas con cierto estilo inglés conjugado con algún detalle caribeño, dispuestas para este clima.


Allí mismo pudimos visitar el museo de la ciudad y centro de estudios socio-culturales, dependiente de la BICU, una de las dos universidades de la Costa. Pudiendo conocer y hablar con su director Donald Byers, quien nos contó algunos de los hallazgos arqueológicos de toda la zona, habiendo indicios de muchos más. Posiblemente los restos humanos más antiguos encontrados en toda la región centroamericana. Además de la diversidad cultural y de intercambio que seguía existiendo entre las diferentes etnias y comunidades indígenas existentes.


Y de nuevo salió el canal a relucir con el que quieren partir en dos el país, no solo por la división que está trayendo al pueblo de Nicaragua. Ya que la ejecución del mismo por la parte Caribe pondría en peligro no solo algunos de los hallazgos arqueológicos, sino también el sistema de intercambio de las comunidades que quedarán a un lado y otro del mismo. Además de otros daños no solo medioambientales que afectaran directamente a la vida de sus pobladores. De ahí la primordial necesidad de restitución o compensación ambiental y cultural no aclarada por el gobierno ni la empresa china que ejecutará esta megalómana construcción. Parece que las minorías, como en otras partes del mundo, nuevamente son olvidadas y desconsideradas por el poder político hegemónico, más si va acompañado del nuevo neocapital (nunca mejor dicho tratándose globalmente de los chinos).


 Como decíamos anteriormente, en Bluefields como en cualquier otro lugar costeño, te puedes percatar que no solo es una cultura diferente, sino un crisol de muchas culturas y una variedad de pueblos indígenas. Así pues podemos encontrar a los Rama, los Miskitos, Creoles, los “españoles” (denominando a quienes llegaron de la zona del Pacífico), los garífonos, los descendientes africanos productos de la esclavitud… Prácticamente en toda la Costa, además de las lenguas indígenas, sobre todo se domina y habla el inglés, llamado también inglés criollo, por la mezcla en ocasiones de las diferentes lenguas. Mucha de la población también domina simultáneamente el español, pero su habla en toda la zona fue mucho más tardía. Puesto que la colonización española no llegó a desarrollarse y dominar como lo fue la zona del Pacífico, por lo que la Costa Caribe quedó al margen, quizá también por lo inaccesible de algunos de sus territorios y también por la fuerte resistencia de los pueblos originarios que la habitaban y lo siguen haciendo, ahora con un mayor mestizaje que entonces. El mismo que ha conformado la realidad multiétnica que se halla en la Costa.



Durante los últimos siglos de historia fueron los ingleses quienes pretendieron dominar la zona, llegando a ser un protectorado, reconociendo al rey Miskito y armando a su pueblo para controlar y dominar al mismo tiempo a las demás etnias coexistentes. No es hasta el último tercio del siglo XIX, cuando ya Nicaragua independiente reivindicó la soberanía de todo este territorio que se extiende por la costa atlántica de lo que es hoy el país. Llegando a tener una dominación militar y política, pero no tanto cultural. De ahí que se impusiera el aprendizaje del español. Ahora lengua cooficial tanto en la Región Autónoma Atlántica Norte como Sur, siendo la denominación y consideración diferente respecto al resto de departamentos del país.


Hablando de Miskitos… Pilar, Vanesa y un servidor, tuvimos una pequeña anécdota en nuestra visita a la Laguna de Perlas y algunas de sus comunidades indígenas miskitas vecinas. Cuando llegamos a una de ellas nos recibió muy amablemente un lugareño miskito, Wilson, quien nos acompañó por toda la comunidad, que Pilar ya conocía como a otra que fuimos después llamada Awa. Nos ofrecía desde ver monos hasta cocodrilos, sino comer en su casa un rondón (comida típica de la Costa). Al decirle que queríamos ir a la otra comunidad, él se ofreció gustosamente a acompañarnos. Ya en Awa, nos recibió Orlando con su familia, quienes nos ofrecieron quedarnos en su casa. Al tratarse ya de medio día aceptamos la invitación, así como unos cocos y finalmente el rondón. Al ver tanta insistencia, nuestra mentalidad y lógica del intercambio occidental nos hizo preguntarles si tenía un coste todo lo que nos habían ofrecido sin haberlo aclarado antes por su parte. Diciéndonos que sí, no siendo mucho, y preguntándoles si iban a medias tanto Wilson como Orlando.


Tanta fue su insistencia en que nos quedáramos que nos dijeron que esa misma tarde habría un juego de máscaras en la comunidad, siendo una danza típica propia. Al acabar de almorzar, Orlando nos dijo que no habría tal juego de máscaras, por el que también nos habíamos quedado allí. Ciertamente todo fue diferente a como nos había dicho. Pagándole lo justo desde lo que nos había ofrecido finalmente.

Pero no acabó todo ahí, Wilson quien nos había acompañado anteriormente hasta Awa, regresó nuevamente a por nosotros para acompañarnos a salir de allí. Algo para nosotros innecesario ya que conocíamos ya el camino, pero ante su insistencia dejamos que nos acompañara nuevamente. Sin saber que también su compañía tendría un coste aunque fuera mínimo, haciéndonos confundir entre amabilidad e interés lugareño. Al llegar al final de su comunidad le dijimos que ya podíamos llegar nosotros solos, a lo que nos pidió que cuánto le íbamos a dar por su compañía. Sorprendidos hablamos con él de nuestra percepción de cómo se había dado todo. Al mismo tiempo le aclaramos que le habíamos pagado a Orlando pensando en una parte para él. Algo en lo que él estaba inconforme, por lo que no dejaba de insistirnos. Tanto que fue a llamar al juez miskito para que ayudara a aclarar el malentendido. Wilson le argumentaba al juez, medio en miskito y en español, que no podía llegar donde Orlando ahora porque no le iba a retribuir su parte correspondiente. Siendo nosotros quiénes teníamos que aclararlo. Así que el juez tomó la decisión de acompañarnos hasta Laguna de Perlas para saber donde nos alojábamos, porque de no aclararse el conflicto vendrían Orlando y Wilson a buscarnos a la noche.  



Por poco casi nos vemos en un juicio miskito… por unos dólares de más. Menos mal que decidimos aclararlo allí mismo y pagarle algo más a Wilson, evitando otras repercusiones mayores que desconocemos cuáles podrían ser. Después nos contaron que los miskitos es la etnia más aguerrida de toda la Costa. Todo quedó ahí sin mayor importancia. Lo que son las diferencias ¿verdad? Habiendo sobrevivido a esta pequeña disputa miskita, continuamos con nuestro viaje. Compartiendo otros lugares, personas y alguna que otra aventura más en la Costa. Lo seguimos haciendo en la siguiente entrada de “La Quinta”, así que nos volvemos a encontrar pronto. Antes bien, como no podía ser de otra manera, nos despedimos con música. "Nada se quedó... en mi propio corazón... Un gigante que despierta... y ya nada detiene". ¡Qué coincidencia!

domingo, 4 de enero de 2015

Bosawas


¡Feliz año nuevo desde Bosawas! ¿Y qué es Bosawas? ¿Dónde está? Es una de las dos Reservas de la Biosfera de Nicaragua declaradas por la UNESCO. Como adelanto de esta entrada comparto este video documental…


Bien antes me gustaría compartir un poquito lo que fue la misión por Navidad que se hizo a la I región, en los departamentos del norte del país, como siempre a través de nuestra articulación como CEB en la CNP (Cristianos Nicaragüenses por los Pobres). En la que una vez más tuve la oportunidad de ir a Santo Domingo, en el departamento de Madriz, cerquita de Palacagüina. Se acuerdan de la canción que compartimos en la entrada anterior… “¡Cristo ya nació, en Palacagüina!”… Otros/as compañeros/as de misión fueron a La Laguna y Santa Rosa. Allí pudimos compartir por unos días, el grupo de jóvenes que subimos, la realidad de estas Comunidades, su vida campesina y las duras condiciones en las que viven. No por ello dejando de perder su alegría y sobre todo esperanza y confianza. Qué alegría al ver como la Comunidad en este último año ha ido creciendo considerablemente, sintiéndose Iglesia de los pobres, protagonistas de la misma, compartiendo juntos sus fortalezas y limitaciones en su lucha particular por la vida digna, su vida.


Como concluía don Rafael de Santo Domingo, hablando también de cómo había ido su cosecha: “Aquí hacemos siempre todo lo que podemos”. Actitud que no deberíamos de olvidar, como en todo, no se nos pide más que solo hacer lo que está en nuestra mano, nada más. Que por nosotros, por cada uno/a, no quede por seguir aportando a este mundo lo que nos corresponde.


Como compartíamos al inicio, una vez acabada la misión, tuvimos la suerte de poder pasar unos días en plena naturaleza. Qué mejor lugar para acabar y comenzar un nuevo año que en el santuario de la naturaleza del Macizo de Peñas Blancas, puerta de entrada de esta Reserva de la Biosfera, Bosawas. Para llegar antes se requiere de casi todo un día de viaje entre bus y bus. Y qué coincidencia, estando esperando en Matagalpa uno de los buses, pude hablar con poquito con una adolescente que me empezó a preguntar de dónde era, al devolverle la pregunta me dijo que ella era de Rancho Grande. Al preguntarle qué pensaba sobre la minería, me dijo que no pensaba nada. Entonces le pregunté qué pensaba todo el pueblo, a lo que me respondió que todos/as estaban en contra. Añadiendo a su respuesta: “Ya sabe usted, que donde hay alguien que manda, otros tienen que obedecer”. Haciéndome pensar en cómo se dan las relaciones de poder y cómo se viven, recordando todo lo vivido en Rancho Grande, ese sueño y lucha por la justicia tan particular y localizado en pueblo tan chiquito. (Ver  la entrada compartida meses atrás). De igual forma está pasando ahora con el Canal Interocéanico y cuánta violencia, no solo estructural, está generando.


Siguiendo con Bosawas, su nombre viene dado por los vocablos Río BOcay, Cerro SAslaya y Río WASpuk (lugares limítrofes que sirven de referencia para la Reserva). Esta región con tanta riqueza natural está ubicada al noreste del país, comprendiendo el 15% del territorio nacional. Reconocido internacionalmente como el Corredor Biológico de Centro América. En su Reserva se pueden encontrar desde árboles de maderas preciosas, orquídeas de las más pequeñas a las más grandes del mundo, así pasa igual con sus helechos. Albergando un sin fin de plantas con gran valor medicinal. Respecto a su fauna se reportan unas 217 especies en peligro de extinción, 32 especies amenazadas, 14 en veda nacional y 17 protegidas.


Pero no solo es el lugar de vida de plantas y animales sino también forman parte de su ecosistema dos principales Comunidades indígenas, entre otras, Miskita y Mayangna. Qué bonito es comprobar cómo su identidad como pueblo, como comunidad, viene dada al mismo tiempo por el territorio, sintiéndose parte de la naturaleza, tratando de no alterar su armonía, sino formando parte de la misma.


Al adentrarse en sus bosques, (que más que bosques parecen selva por la fuerza que tiene su vegetación); por un momento uno puede sentirse dentro de la película de AVATAR (aunque nos evoque todo esto), pero no, es Bosawás. Sus bosques, sus aguas y su suelo hacen que no solo sean uno de los reductos de bosque más importantes de la región, sino que constituye un almacén de carbono que permite regular el clima local, regional como de todo el planeta. Por algo al mismo tiempo se conoce a Nicaragua como uno de los países en el mundo con mayor biodiversidad. Haciendo Bosawas un gran aporte para que sea así. Puesto que es la única área física donde convergen la flora y la fauna del Norte y Sur América.


Qué fuerza tiene la naturaleza, cuánta vida y cómo fluye. Qué energía tiene y como que se disfruta cuando uno puede conectarse, aunque sea por un momento, con toda la naturaleza. Qué curioso y que diferente es al mismo tiempo, ya que no es lo mismo que te lo cuenten pero tampoco mirar parte de este paraje desde fuera. Para hacerse una pequeña idea, aunque sea, es necesario adentrarse en sus bosques. No es lo mismo que ver el bosque desde fuera que desde dentro, es muy diferente. Como en todo en la vida, en toda realidad, no es lo mismo quedarse mirando todo acontecimiento desde fuera, que comprometerse, que poder conocer desde la misma vida de las personas con las que uno/a va compartiendo la vida: sus problemas, sus luchas, sus alegrías y esperanzas. Por eso me atrevo a decir, como lo hace Katia Cardenal en una de sus canciones: “ya no podrán arrancar ni una flor de mi corazón”…


Al final no todo está tan fragmentado en la vida, sino más conectado de lo que parece.

jueves, 25 de diciembre de 2014

Navidad encarnada

¡Feliz Navidad! Por medio de esta entrada y de esta canción de la Misa Campesina tan de Nicaragua que la introduce. Me imagino que a estas horas algunos/as estarán descansando de tantas celebraciones y puntos de encuentro de estos días, que no han terminado.


Hace ya casi dos meses, estando Jenny en casa me preguntó dónde iba a pasar la Nochebuena, ya que en Nicaragua la celebración de la Navidad sobre todo se concentra en esa noche. La pregunta me llamó la atención por la anterioridad con la que me lo hacía, algo un tanto inusual para una nicaragüense en este caso. Pero qué curioso porque esa misma tarde acercándome a visitar a las niñas y adolescentes de Casa Hogar, quienes viven allí por haber sufrido diferentes formas de violencia dentro de sus familias. Una de las muchachas, ya bien adolescente, me comentó que no quería que llegara Navidad. Casi gritando en su dolor: “¡Navidad no es nada!”. Contándome que no tendría regalos y no pudiendo así estrenar nada nuevo, para seguir insistiéndo de nuevo con los regalos y el llamado Santaclós. Una pregunta, por mi parte diciendo su nombre, ¿qué celebramos en Navidad? ¿No es qué Jesús nació? Y lo hizo pobremente en un establo. ¿No será que Jesús se identifica hoy más con vos que conmigo? No con ello pretendía justificar su situación, ni quiera Dios (expresión popular nicaragüense). Después de mirarme a los ojos me comentó con lágrimas en sus ojos que lo que de verdad le apenaba era no poder estar con su familia. En ese momento tuve la respuesta a la pregunta de Jenny, interiormente ya sabía dónde iba a pasar esa noche especial y en compañía de quien.

Mientras tanto en la pequeña Nicaragua estas fechas no solo es final de año con la celebración de la Navidad sino también final de curso, por lo que es de suponer cuántas actividades y celebraciones de cierre se llevan a cabo en el mes de diciembre: la Purísima y su gritería, un sin fin de promociones, cierre de actividades y proyectos, evaluaciones, informes, etc. que suman al cansancio y la alegría de todo un año recogiendo sus frutos... y llegamos a la Navidad, tiempo también de un merecido descanso para quienes podemos.


Entre tantos eventos y actividades, ya por último la celebramos antes del 24 y 25 de diciembre, en las CEB y sus Proyectos sociales por la Vida. Primero conjuntamente con las Comunidades y después con los equipos de trabajo de los Proyectos. En ambas no quisimos de dejar de recordarnos una de nuestras principales convicciones al creer en el Dios de la Vida y motivaciones en nuestro compromiso y trabajo diario: la lucha por la vida digna de los niños/as y sus familias. Enmarcado en el lema de nuestra celebración para este año. Porque como nos recordaba uno de los carteles que nos sirvió de arreglo: De nada sirve que veneremos con mucha devoción las imágenes de Cristo de yeso que tenemos en nuestra Navidad sino respetamos y cuidamos a los niños/as de carne y hueso que caminan solitos en la calle y los mercados.


En la celebración de las Comunidades, como comentaba, se quiso poner el acento en la niñez y cómo Jesús nace hoy en tantos niños/as que son migrantes, que son maltratados en sus familias, que tienen que salir a la calle a trabajar para poder subsistir… y así tantas situaciones que les privan de sus derechos como niños/as. También hubo un recuerdo especial de los 43 jóvenes, estudiantes para maestros, desaparecidos en México. Símbolo y realidad de toda la violencia estatal que se está dando en todo el país. Se representó mediante la virgen de Guadalupe haciéndose la siguiente pregunta:


Con los Proyectos se celebró en la misma clave, realidad con la que trabajamos y acompañamos diariamente desde los cinco Proyectos sociales. En tono festivo nos pudimos felicitar la Navidad de igual forma, no solo cenando sino intercambiando entre todos/as unas felicitaciones que habíamos llevado cada uno/a.


Y llegó el 24 por la noche, Nochebuena. Llegando a Casa Hogar, las niñas y adolescentes estaban contentas por poder celebrar esa noche aunque fuera sencillamente. Al poquito rato de llegar, preguntando cómo estaban decían que estaban un poco tristes  por no poder pasar la Navidad con sus familias, pero no por ello querían dejar de pasar alegre esa noche. Se habían vestido seguramente con sus mejores mudas, al igual que yo. Y en seguida empezamos con algunos juegos y dinámicas para después esperar a las 12 y felicitarnos la Navidad, contándonos historias mientras mirábamos las estrellas.


Antes bien fue la cena, preparada un poquito más especial que otras veces, introducida con una sencilla e improvisada bendición en la que todas expresaron diferentes motivos por los que pidieron y dieron gracias. Se acordaron de la salud de Arnaldo, de sus familias y de las familias de todo el personal de la Casa, de las personas que quizá no puedan disfrutar un sencillo plato como el que teníamos delante, y de aquellas que están o se sienten solas… Y al dar gracias una de ellas dijo que daba gracias a la vida y por poder celebrar este momento, sintiendo a todas como sus hermanas, siendo consciente del dolor de no poder contar con su familia. En esto una de ellas se puso a llorar y en seguida todas fueron a abrazarla y a darle ánimos, expresándole que no podían verla triste porque la sentían como su hermana. Que querían disfrutar de esa noche lo más alegre posible, a pesar de la tristeza que podían tener. ¿Quiénes son mi madre y mis hermanos? Y mirando a los que estaban sentados a su alrededor, dijo: “Estos son mi madre y mis hermanos. Porque todo el que hace la voluntad de Dios es hermano mío y hermana y madre”. (Mc. 3, 33-35). Cuánta alegría y sobre todo esperanza y gratitud en medio de tanta violencia y dolor en sus cortas vidas.

Aquí os dejo deseándonos y recordando juntos el sentido de la Navidad compartida; por medio de este poema que nos dejó Arnaldo, ahorita delicado de salud. Feliz…

Navidad con Pan es Navidad con amor.
Navidad con Pan es Navidad compartida.
Navidad con Pan es Navidad solidaria.
Navidad con Pan es decir no al consumismo comercial
y a su Santaclós regordete.
Navidad con Pan es compartir el Pan y la vida
con la Causa de los pobres.
Navidad con Pan sencillamente es Navidad
con Jesús pobre y con los pobres
compartiendo el Pan y la Vida.
¿Dónde nace Dios hoy?